Ermita de Santa Ana de Alfambra

Antigua cabecera de la ermita.

La Ermita de Santa Ana en Alfambra, situada a unos 6 km. del casco urbano, es una edificación de Edad Moderna que conserva buena parte de un conjunto pictórico que se asocia con la Orden de San Juan de Jerusalén. El edificio principal es de nave única con una cubierta de madera. Posteriormente, se añadió una capilla cuadrada en la cabecera, que data del siglo XVIII y presenta una arquitectura y decoración claramente rococó.

La austeridad arquitectónica de la ermita se ve atenuada por los restos pictóricos. En un lado, se representa la Última Cena, con una profusión de cubiertos y alimentos en la mesa que sugieren una cronología postmedieval.

Por otro lado, la decoración pictórica en el lado opuesto se ha perdido, pero en la cabecera, a ambos lados de la capilla mayor, se conservan restos interesantes. En un lado se representa a un caballero con una cruz roja en el pecho, que podría ser San Jorge. Cerca de él, se encuentran figuras, que en algún estudio se identifican con los Reyes Católicos. Estos restos incluyen detalles notables en la armadura del caballero, como las protecciones para los codos y las rodillas, que se asemejan a las milanesas.

En el lado opuesto, se observa la grupa de un caballo y una figura a caballo, que parece ser un jinete musulmán montando «a la jineta.» Detrás de ellos, hay una representación de San Juan Bautista y una figura arrodillada, probablemente un donante. El programa se completa con elementos decorativos de tipo caligráfico.

La identificación exacta de los personajes y su relación con la Orden de San Juan en estos restos pictóricos ha resultado ser un desafío. Aunque existen interpretaciones que vinculan a San Jorge y a un miembro de la familia Heredia con la obra, estas conexiones no son concluyentes y la relación con la Orden se establece principalmente a través de elementos generales del programa iconográfico y la presencia de las armas sanjuanistas.

En el interior de la ermita hay una exposición permanente dedicada a la interpretación del edificio. En el exterior se ha colocado uno de los mayores relojes de sol de tipo analemático de España.

El sábado más próximo al 13 de junio se celebra la romería a la ermita, realizándose una comida de hermandad en su entorno.

Pintura de San Juan Bautista.

Pintura del oferente, que financió las obras del edificio.