Santa Bárbara (Celadas)

Fotografía aérea de la zona excavada en Santa Bárbara: A, B y D.- distintos tramos de trinchera; C.- Puesto de mando; D.- Ermita de Santa Bárbara (reconstruida).

  • Acceso: Se accede por una pista que sale junto a la Ermita de Santa Quiteria, en la parte septentrional del casco urbano de Celadas. Dicha pista se encuentra convenientemente señalizada, al igual que el recorrido. El enclave cuenta con una zona acondicionada para aparcamiento.
  • Visita: libre, 0-24 horas, lunes a domingo.
  • Web: http://batallate.es/project/cel-12-1-posicion-de-santa-barbara-celadas/

La posición de Santa Bárbara de Celadas desempeñó un papel crucial en el frente de Teruel durante la Guerra Civil. Esta línea defensiva nacional tenía la responsabilidad de controlar la carretera y la vía férrea que conectaban con Zaragoza, vital para el abastecimiento de la ciudad de Teruel. El lugar estratégico de Santa Bárbara era evidente, ya que controlaba los accesos a la encrucijada de comunicaciones sobre la que se asentaba la capital.

Esta posición fue escenario de intensos combates, con repetidos intentos por parte de las fuerzas republicanas de conquistarla. Durante la Batalla del Alfambra, Santa Bárbara cumplió un papel esencial como observatorio de artillería para las fuerzas nacionales. El general Aranda estableció allí un puesto de mando avanzado, y se coordinó el fuego artillero y la ofensiva que llevó a la ruptura del frente republicano en febrero de 1938.

El conjunto está formado por múltiples estructuras, como un refugio subterráneo con dos accesos, junto al que había un rótulo «VIVA ESPAÑA» realizado con piedras blanqueadas con cal, diseñado para ser visible desde el aire y evitar bombardeos accidentales de la aviación nacional.

En las excavaciones arqueológicas realizadas se localizó una trinchera principal, que se ramifica en varias direcciones, y que se comunicaba con estructura cuadrangular excavada en la roca, empleada como observatorio para artillería y puesto de mando. La intervención arqueológica detectó evidencias de violentos combates, con vainas de balas y una tapa de caja de municiones perforada por balas. Además, se localizaron piquetas de hierro, utilizadas en las alambradas, evidencias de fogatas, cucharas, latas y botellas rotas.

Refugio subterráneo.

Puerta de acceso y escalera al puesto de mando, toscamente excavados en la roca.