El Castillo de Perales del Alfambra

Vista general de la estructura.

  • En la parte posterior de la iglesia de Perales del Alfambra, junto a un espacio ajardinado.
  • Visita: libre, 0-24 horas, lunes a domingo.

La incorporación de Perales a la Orden de Monte Gaudio tuvo lugar en 1174, de forma simultánea a Alfambra, unos cinco años después de la conquista de este territorio por Alfonso II de Aragón. Se cree que el lugar donde se encuentra el castillo ya había sido anteriormente un asentamiento andalusí. En 1196, en el traspaso de los bienes y derechos de Monte Gaudio a la Orden del Temple, ya se menciona la iglesia de Perales. El castillo fue construido en su parte posterior entre 1348 y 1355 por orden del rey Pedro IV de Aragón, financiándose la obra con las primicias de la parroquial.

El Castillo está formado por una torre de planta circular y muros de casi 2 metros de espesor, construida con fábrica de mampostería irregular trabada con mortero de cal. Defendía el flanco septentrional de la elevación y poseía al menos dos aspilleras, una conservada completa y otra de forma parcial, a las que posiblemente habría que agregar una tercera, actualmente desaparecida. La entrada a la torre estaba ubicada en la parte oriental.

A lo largo del tiempo, la torre experimentó varias modificaciones. Su base fue macizada con tierra, lo que eliminó la función defensiva de las aspilleras. Posteriormente, la torre fue integrada en una iglesia barroca en el siglo XVII, sirviendo de campanario. En ese momento, se construyó una escalera en su interior. Cuando ya en el siglo XX se construye el actual campanario neomudéjar, la antigua torre pierde toda funcionalidad.

En 2022 se llevaron a cabo trabajos arqueológicos y documentales para identificar y preservar este edificio, instalándose una mesa de interpretación frente a la estructura.

Antigua puerta tapiada y restos de una de las aspilleras.

La base de la torre, con la mesa de interpretación en primer plano.